12/01/2018

 

La vida emocional y la familia juegan un papel importante en nuestra nutrición. Hablamos al respecto con la Dra. Adriana Steevens Cruz, quien nos dio unas pautas para alimentarnos correctamente sin dejar de compartir junto a la familia.

 

Todas sabemos cuáles son esos alimentos que nos aumentan de peso, pero muchas veces por acompañar la mesa y participar de almuerzos o cenas familiares, dejamos de lado los cuidados que nuestro organismo requiere.

 

 

“Y el organismo no funciona así, -asegura la Dra. Steevens- ya pasaron las festividades de diciembre, en las que tuvimos excusa para dejar de cuidar nuestra dieta, pero es importante dejar de lado las emociones y comer por necesidad y no por antojo”.

 

Para esto, la especialista propone:

 

- Conocer muy bien si algún miembro de la familia se encuentra en algún plan dietario y hacerlo saber a toda la familia. Respetar ese plan y colaborarle para “no caer en la tentación” de probar alimentos que le afectarán su proceso.

 

 

- Contemplar entre las preparaciones caseras, aderezos bajos en grasas, sales y azúcares para que esos sabores resulten menos calóricos.

 

 

- Disfrutar del momento familiar en la mesa, comer despacio, masticar, identificar el sabor, el aroma y la textura de los alimentos para disfrutarlo más y que sus nutrientes sean mejor recibidos por el organismo. Así no tendremos problemas como el estreñimiento.

 

Adriana Steevens Cruz, Nutricionista Dietista.

 

- Incentivar entre los adultos de la casa, la ingesta moderada de té verde para una mejor digestión.

 

 

- Motivar a los más pequeños de la casa a disfrutar de aquellos postres y bocados “tipo abuela” como amasijos, miniempanadas, pinchos de fruta, bocadillos, frutas y jugos naturales y tratar de alejarlos de los alimentos procesados y golosinas con aditivos. La Dra. Steevens asegura que como todo parte de las emociones, lo principal para enseñar a los niños a comer bien, es el ejemplo.

 

 

- Finalmente, la Nutricionista recuerda que lo más importante es recordar la parte emocional, ya que emociones como la ansiedad generan que niños y adultos se alimenten incorrectamente.

 

 

¡Recuerda: compartir juntos en la mesa y de manera saludable sí es posible, además de ser una tradición que nunca debería perderse entre las familias!


Redacción en Supermujeres.TV Colombia. Apasionada por la literatura, la música y el cine.

Vistos recientemente